Nace ASEICA Joven para visibilizar a los investigadores más jóvenes

El nuevo grupo de trabajo, formado por investigadores como María Caffarel, Verónica Torrano, Manuel Valiente, Toni Celià-Terrassa, Oscar Pello, Berta Casar, Patricia González, Samuel Ribeiro, Héctor Peinado o Joanna Lopez, entre otros, trata de orientar  a los investigadores en oncología más jóvenes del país: estudiantes de máster, de doctorado, investigadores postdoctorales y jefes de grupo jóvenes.

 

La Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer ha presentado, en el marco del II Simposio Educacional celebrado en Madrid, su nuevo grupo de trabajo ASEICA Joven, creado con el objetivo de orientar y visibilizar el trabajo de los investigadores en oncología más jóvenes del país: estudiantes de máster, de doctorado, investigadores postdoctorales y jefes de grupo jóvenes.

Los objetivos de este grupo, formado por investigadores como María Caffarel, Verónica Torrano, Manuel Valiente, Toni Celià-Terrassa, Oscar Pello, Berta Casar, Patricia González, Samuel Ribeiro, Héctor Peinado o Joanna Lopez entre otros, son básicamente tres:

  • Promover iniciativas desde ASEICA que ayuden al desarrollo de la carrera científica de los miembros más jóvenes de la Sociedad
  • Visibilizar los éxitos y necesidades profesionales de los jóvenes investigadores
  • Implicar a los investigadores más jóvenes tanto en la gestión de ASEICA como en el sistema de I+D+i español

“Queremos implicar al talento joven de ASEICA (estudiantes, predocs, postdocs y jóvenes IPs) en las actividades de la Asociación, ya que más del 50% de los socios tienen menos de 40 años. Juntos, investigadores básicos, traslacionales y clínicos reclamamos los recursos necesarios para el desarrollo de la carrera profesional y evitar la fuga de capital humano al extranjero. Juntos, reivindicamos más oportunidades y un aumento de los recursos para formación de investigadores, los cuales se han reducido un 30% desde el año 2009”, señala su coordinadora, María Caffarel.

 

¿Qué ofrece ASEICA Joven?

  • Programa de mentoring para estudiantes, predoctorales, postdoctorales y jóvenes IPs
  • Organización de reuniones, talleres y actividades independientes
  • Ayudas a la Investigación
  • Defensa de las reivindicaciones de los investigadores jóvenes
  • Cursos de orientación profesional y liderazgo
  • Visibilizar la investigación realizada por los más jóvenes
  • Colaboración con otras sociedades de científicos que actualmente trabajan en el extranjero, como CERU y CERFA (sociedades que agrupan a científicos españoles en Reino Unido y Alemania)
  • Ser asociado de la EACR, la mayor asociación europea de investigación sobre cáncer, de forma gratuita

 

Pérdida de talento joven: radiografía del Joven Investigador en Cáncer

Desde este grupo se trabaja en contacto directo con investigadores en cáncer y oncólogos médicos jóvenes para conocer sus inquietudes, reflejadas por ejemplo en las conclusiones de la encuesta realizada por ASEICA y SEOM a investigadores menores de 40 años que trabajan tanto dentro como fuera de nuestras fronteras y conocer así sus expectativas de futuro.

Según se desprende de ella, la totalidad de los jóvenes profesionales que investigan en cáncer ha trabajado o trabajará fuera de España durante los primeros años del desempeño de su carrera. “Las becas y formación en el extranjero son positivas para la ciencia española siempre que ese talento vuelva a nuestro país, ya que si no es así este talento lo aprovechan otros países”, explica María Caffarel, investigadora de IIS Biodonostia.

Este hecho lo confirma el análisis de las respuestas ofrecidas por encuestados que trabajan en el extranjero, ya que, en la actualidad, el 90% de los investigadores españoles trabajando fuera de nuestras fronteras piensa que no podrá volver a trabajar en España. Asimismo, las respuestas de los investigadores que trabajan en nuestro país corroboran también esta situación ya que el 48% no cree que el futuro de su línea de investigación esté asegurado y piensa que, si quiere continuar investigando, tendrá que hacerlo seguramente en otro país.

Y es que, los miles de puestos de trabajo desaparecidos en los últimos años, la escasa y devaluada convocatoria de empleo público, el deterioro gradual de los sueldos, la pérdida de autonomía laboral o la degradación de las condiciones laborales, son en la actualidad, algunos de los principales rasgos de la carrera investigadora en nuestro país.

 

En la actualidad, el 90% de los investigadores españoles trabajando fuera de nuestras fronteras piensa que no podrá volver a trabajar en España