Toni Celià-Terrassa: “Haber logrado vacunas para el COVID-19 demuestra lo eficiente que puede ser la ciencia cuando se le da financiación y agilidad administrativa”

Entrevistamos a Toni Celià-Terrassa, socio de ASEICA y uno de los responsables de ASEICA Joven. El investigador mallorquín del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) nos habla sobre el estado de la ciencia española o sobre la necesidad de que los investigadores seniors no IPs tengan mayor presencia, entre otras muchas cuestiones de interés.

Cuéntanos brevemente tu trayectoria profesional y una frase con la que todos podamos entender el área de investigación en la que trabajas actualmente.

Me licencié en Biología y Bioquímica en la Universidad de las Islas Baleares (UIB). Desde estudiante tenia claro que me quería dedicar a la investigación de la metástasis del cáncer. Para ello hice una breve estancia en el CNIC (Madrid) estudiando la angiogénesis y luego fui al Instituto de Biología Molecular de Barcelona (IBMB) del CSIC en el laboratorio del Dr. Timothy Thomson para empezar mi tesis doctoral en el estudio de la metástasis y la implicación de la EMT en sus diferentes fases. En 2012 empecé la aventura postdoctoral en la Universidad de Princeton (New Jersey), en el laboratorio del Dr. Yibin Kang, especializado en la metástasis del cáncer de mama. Durante más de 5 años de postdoc en Princeton continué estudiando las dinámicas de la EMT durante la metástasis y la relación con el fenotipo de célula madre cancerosa en las metástasis a distancia. Además, profundicé en el estudio de las conexiones moleculares que regulan las propiedades de las células madre normales y cancerosas de la mama. Actualmente nos centramos en las interacciones de las células madre cancerosas con el sistema inmune a lo largo de la metástasis para encontrar cuándo y cómo hacer uso de la inmunoterapia en el cáncer de mama avanzado.

 ¿Cómo surge tu vocación por la investigación? ¿Y por qué en cáncer? ¿Te has inspirado en alguien para ser científico?

Pues surge de forma muy espontanea, la verdad. Estudié biología y bioquímica por pura curiosidad por entender qué es la “vida” y los fundamentos biológicos detrás de las enfermedades humanas. El cáncer me parece un fenómeno celular fascinante donde la célula expone sus capacidades más sorprendentes (desafortunadamente). Por ello y por la trascendencia social que implica, mi motivación siempre fue entender mejor cómo podemos parar esta enfermedad.

Desde estudiante tuve en la figura de Severo Ochoa un referente de motivación y lucha por esas ganas de entender los fundamentos de la vida, como él decía: “la vida es explicable en términos físicos y químicos”. Es un ejemplo de lucha continua por la ciencia, tuvo un camino muy complicado por la situación política del momento y siguió luchando hasta el final para seguir investigando. A nivel más próximo a mi campo y contemporáneo, Joan Massagué ha sido un referente al diseccionar los mecanismos de la metástasis y me marcó cuando estaba en la facultad. Además, he tenido la suerte que mis mentores más directos el Dr. Timothy Thomson y el Dr. Yibin Kang han sido fuentes de inspiración y visión científica para seguir manteniendo mi motivación y ganas de seguir aprendiendo.

Toni y Yibing Kang

ASEICA se está caracterizando por reivindicar soluciones de urgencia para un sistema científico español que está en riesgo debido, entre otras causas, a un déficit de inversión pública en I+D+i. ¿Compartes esta visión? ¿Qué mejorarías de la carrera científica?

En este sentido ASEICA está haciendo un papel muy relevante en cuestiones de género, mejora administrativa, y marcar un horizonte para un sistema científico de garantías equiparado a otros sistemas internacionales. Se necesita un cambio de fondo para que la excelencia esté al alcance de todos los científicos con talento y para que sean capaces de llevarla a cabo. Para mi, otro punto importante es que el investigador senior que no es IP tenga más presencia y estabilidad laboral para dar solidez a los laboratorios, además de ampliar las posibilidades de la carrera científica a los jóvenes. Al final todo depende de lo mismo, una apuesta firme con financiación económica a largo plazo que permita cambios en el sistema de promoción de la carrera científica y mejorar la gestión de recursos, tanto a nivel de universidades como en centros de investigación. Queda un largo recorrido, pero ASEICA está siendo un ejemplo como motor de cambio gracias su actividad y la implicación de sus socios.

“Es importante que el investigador senior que no es IP tenga más presencia y estabilidad laboral para dar solidez a los laboratorios, además de ampliar las posibilidades de la carrera científica a los jóvenes”

 ¿Crees que la sociedad valora suficientemente la figura del investigador? ¿Crees que el paciente o sus familiares son conscientes de los esfuerzos que se hacen cada día investigadores y oncólogos?

Sí, pero no. Me explico, la sociedad valora el investigador porque sabe que tratamos temas muy importantes, pero desconoce los esfuerzos y dificultades, además de la trascendencia de los logros científicos. Por tanto, no pueden empatizar ni entender la complejidad detrás de una carrera científica. Es un tema que requiere una mejora a nivel cultural, tanto por parte de los científicos como por parte de la sociedad y el sistema educativo. Actividades como #CONÓCELAS de ASEICA Mujer son claves para avanzar juntos en este tema y acercar al público la figura del científic@. Conocer de primera mano cuál es nuestro día a día ayudará a entender y valorar mejor la ciencia. Por otra parte, la difusión y divulgación es muy importante, pero se tienen que cuidar mejor los titulares que se utilizan en la diversidad de medios hoy en día, ya que pueden ser perjudiciales al anestesiar a la sociedad con mensajes mediáticos sobredimensionados. Se tendrá que trabajar con mensajes más específicos y que la sociedad los pueda entender gracias a una “cultura científica” más generalizada y cercana.

Destácanos un avance que te haya llamado la atención en el último año. Y un científico o equipo de investigadores.  

Yo creo que es tan obvio que no lo podemos dejar pasar por alto, y es que el avance científico que más me ha llamado la atención es obviamente haber logrado vacunas para el COVID-19. Es un hito histórico de la ciencia que está pasando ahora y no debe infravalorarse, espero que se cree consciencia a la sociedad del mérito que tiene y lo eficiente que puede ser la ciencia cuando se le da financiación y agilidad administrativa, dos pilares que por cierto están muy debilitados en España. Creo que es un éxito de la comunidad científica y no se puede destacar a un solo científico, sino al conocimiento y tecnologías desarrollados en los últimos años.

“ASEICA está muy viva y resulta muy atractiva para cualquier investigador en el campo del cáncer: el buen rollo y la motivación son pilares de este éxito”

 Eres uno de los responsables de ASEICA Joven, el grupo que dentro de la Sociedad trata de potenciar el talento joven. ¿Qué mensaje lanzarías a los jóvenes investigadores que quieren dedicarse al área oncológica? ¿Qué crees que puede ofrecerles ASEICA y ASEICA Joven en concreto?

Animarlos a que no pierdan nunca la motivación y persigan sus objetivos de forma positiva. Sobre todo, que no se dejen llevar por mensajes desalentadores, la carrera científica puede ser muy variable y cada uno va encontrando su sitio a medida que van avanzando en su formación e intereses.

ASEICA es la sociedad de científicos en investigación básica, traslacional y clínica del cáncer en España, por tanto, cohesiona la oncología moderna donde la complementariedad entre básicos y clínicos es fundamental. De esta manera, resulta una asociación muy atractiva para cualquier investigador en el campo del cáncer. Además, en ASEICA trabajamos para que exista una comunidad científica en investigación del cáncer muy activa, cooperativa y con ganas de mejorar el sistema paso a paso. En ASEICA joven se han creado programas de formación, mentorazgo y networking para el desarrollo de soft-skills que están teniendo mucho éxito entre los socios. Sin duda, lo más emocionante es ver la implicación de muchísimos miembros de ASEICA en la participación de estas actividades y la satisfacción generada. Este trabajo se ve reflejado en el crecimiento de ASEICA en los últimos años y en la implicación de sus socios, ASEICA está muy viva: el bueno “rollo” y la motivación son pilares de este éxito.

 Dentro de 10 años, ¿dónde crees que estaremos en la carrera frente al cáncer?

Creo que en 10 años veremos como las grandes promesas a día de hoy, se convierten en una realidad normalizada. Veremos como la medicina personalizada, la inmunoterapia, la biopsia líquida y la inteligencia artificial integran mejoras importantes en el diagnóstico precoz y terapia combinada ajustada a cada paciente. Creo que ello se verá reflejado en mayor supervivencia y calidad de vida de los pacientes, y que seguirá mejorando aceleradamente más allá de los 10 años vista.